Your are here: Home // HISTORIA // Los 10 peores autos de todos los tiempos.

Los 10 peores autos de todos los tiempos.

1. 1899 Horsey Horseless

Este extraño vehículo fue diseñado con la intención de calmar los nervios de los caballos que solían compartir las carreteras con los automóviles. De la extravagante mente del inventor Uriah Smith de Battle Creek, Michigan, nació un escarabajo con un caballo de madera adherido a la parte frontal.

Esto con la esperanza de que el auto imitara a una caballo de verdad tirando de una carroza. Smith incluso recomendó que la cabeza del caballo fuera hueca y llena de combustible… porque eso no es peligroso, ¿verdad? “Los caballos reales creerán que es otro caballo”, dijo Smith, “y antes de que pueda descubrir la verdad y ver que ha sido burlado, la extraña carroza ya habrá pasado”.

La historia no es 100% clara en cuanto a si el Horsey Horseless fue construido en realidad, o si solo fue un sueño irrealizable de una mente excéntrica. De cualquier forma fue una idea terrible.

2. 1911 Overland OctoAuto

El diseñador Milton Reeves rechazó el consenso general de que los automóviles sólo necesitan cuatro ruedas, y sentía que seis u ocho ruedas era una mejor idea. Bajo el auspicio de que más ruedas equivaldría a una conducción más suave, Reeves comenzó a modificar un Overland de 1910.

Soldando algunas partes, agregando dos árboles adicionales y cuatro ruedas estilo guncart, Reeves dio a luz al OctoAuto. Él exhibió al Frankenstein de los autos con orgullo en la Indianápolis 500. La OctoAuto medía 20 pies de largo. Hubo cero pedidos de este horrendo vehículo, pero Reeves no permitió que eso lo detuviera.

Al año siguiente lo intentó de nuevo con el Sextauto, un diseño de seis ruedas y un solo eje. Como lo demuestra la ausencia de seis ruedas en los autos normales de hoy, el Sextauto también fue un fracaso.

3. 1913 Scripps-Booth Bi-Autogo

El Scripps-Booth Bi-Autogo era una enorme motocicleta de 3.200 libras con ruedas de entrenamiento, un motor V8 y tubos de cobre por todas partes. Esta idea alocada es una creación de James Scripps-Booth, un heredero de la fortuna editorial de Scripps y un autodidacta de ingeniería automotriz. El Bi-Autogo de dos ruedas sostenía el peso del vehículo sobre ruedas de madera 37 pulgadas.

Cuando iba despacio, el conductor podía bajar unas ruedas más pequeñas para estabilizar el vehículo, evitando que se volcara. Incluso para ser del año 1913, era un vehículo extraño. Algo bueno de la creación del Bi-Autogo es el motor V8. Este fue el primer vehículo en salir de Detroit con un motor V8, lo que lo hace al menos históricamente importante.

4. 1920 Briggs and Stratton Flyer

Cuando llegó la década de 1920, comenzamos a acostumbrarnos a construir automóviles. Rolls-Royce, Cadillac y Voisin producían automóviles de lujo y presionaban a las demás compañías con sus avances tecnológicos. En el otro extremo de ese espectro estaba el Flyer de Briggs and Stratton.

Comparado con otros automóviles, difícilmente se podía considerar al Flyer como un automóvil. Era más bien una banca motorizada con neumáticos de bicicleta. Sin cuerpo, sin suspensión, sin parabrisas y sin estilo, este vehículo fue un intento estrepitosamente fallido de diseñar un automóvil muy barato.

El Flyer era impulsado por un pequeño motor de 2 caballos de fuerza que hacía girar una rueda de tracción, como un bote con un motor fuera de borda. No se transmitía ningún tipo de tracción real a los ejes del Flyer.

5. 1933 Fuller Dymaxion

Diseñado por R. Buckminster Fuller, el Fuller Dymaxion fue inicialmente concebido como una máquina voladora. El plan era instalarle motores tipo jet y alas inflables, de forma que pudieses conducirlo como un automóvil y luego inflar las alas y volar cuando quisieras un avión.

Las alas nunca formaron parte del modelo de producción, y sin ellas, el Dymaxion parecía una píldora tonta rodando por la carretera. El Dymaxion era un vehículo de tres ruedas, con un brazo en forma de A que sostenía la rueda trasera, y que podía girar como la cola de un avión.

El primer modelo presentaba una oscilación terrible de la rueda trasera. Los siguientes dos eran más grandes y pesados, mientras que el tercer modelo tenía una aleta estabilizadora en el techo. Un accidente fatal que involucró al Dymaxion (debido a causas desconocidas) mató toda probabilidad de que sus vehículos obtuvieran aceptación pública.

6. 1934 Chrysler/DeSoto Airflow

A decir verdad, la única razón por la que el Airflow es etiquetado como uno de los “peores” automóviles es porque era muy avanzado para su época. El diseño del Airflow es similar al de los automóviles que se desarrollaron en los años 50. El cuerpo aerodinámico, el bastidor auxiliar de acero, la distribución 50-50 del peso y su ligereza son todas características del Airflow.

Sin embargo, por una razón u otra, los estadounidenses de los años 30 no acogieron el estilo y diseño radicalmente diferente del Airflow. Probablemente una de las razones hayan sido los defectos importantes que plagaron modelo del Airflow. Que el motor se caiga del automóvil nunca es un buen signo.

Las técnicas radicales de fabricación utilizadas para crear Airflow aún no habían sido perfeccionadas. Chrysler y Desto trataron de modificar sus modelos posteriores, pero ya no había vuelta atrás debido al mal sabor en la boca de los consumidores, y las ventas jamás despegaron.

7. 1949 Crosley Hotshot

El Crosley Hotshot fue el primer auto deportivo de la posguerra en los Estados Unidos, y no fue más que un pila de basura. El Hotshot era lento, peligroso, y pesaba muy poco para ser un automóvil de acero, unos 550 kilogramos. El Hotshot aparece en el video educacional para los conductores de 1961 “Mechanized Death”, en donde aparece destrozado y aplastado.

El Hotshot fue diseñado por Powel Crosley Jr., de Cincinnati. Aunque Crosley era famoso en la radio, el soñaba con construir autos, y finalmente lo hizo… terriblemente mal. Tenía CIBA (Ensamble de Bloque de Hierro Fundido), algo común en ese entonces. También hubo cosas buenas… Un Super Sport (un Hotshot con puertas) ganó el Índice de Eficiencia en la carrera LeMans de 1951.

8. 1956 Renault Dauphine

El Renault Dauphine fue un vehículo hecho en Francia que originalmente iba a llamarse Corvette. Afortunadamente, ese nombre fue utilizado para un vehículo mucho mejor. El Dauphine era tan desvencijado y el metal utilizado era tan delgado, que el óxido estaba garantizado.

El diseño era similar al de otros automóviles de la época, solo que con materiales de baja calidad. Y peor que la mala calidad de los materiales del Dauphines era su terrible desempeño. Le tomó 32 segundos a los conductores de Road and Track alcanzar los 100 km/h.

Eso es incluso más lento que los peores autos de hoy en día. De alguna manera, este vehículo súper barato y mal construido logró vender más de 2 millones de unidades en todo el mundo. Esto demuestra que en aquel entonces la gente compraba cualquier auto, solo para decir que tenían un auto.

9. 1957 King Midget Model III

En los años 50, Caud Dry y Dale Orcutt, de Athens, Ohio, decidieron diseñar autos que todos pudieran costear. Comenzaron con el Modelo I, ofreciendo el vehículo como un kit para armar en casa. El kit contenía el chasis, los ejes, y las láminas metálicas recortadas que debían ser ensambladas por alguien con habilidades de fabricación.

Cualquier motor de un solo cilindro podía desplazar al vehículo. Era como un modelo de “hágalo usted mismo” gigante, de que podías conducir por la carretera luego de haberlo construido. De alguna manera, la idea logró permanecer en el negocio hasta finales de los años 60, y su mayor logro fue el Modelo III.

El Modelo III era una caja de acero doblada con un motor de 9 caballos de fuerza. Afortunadamente, los estándares de seguridad del gobierno hicieron que el King Midget se convirtiera en nada más que un recuerdo.

10. 1957 Waterman Aerobile

Waldo Waterman escuchó una vez al pionero de la aviación Glenn Curtiss decir cuánto le gustaría conducir y volar un aeroplano sin tener que ir al aeródromo. Luego de escuchar esto, Waterman comenzó a trabajar y pasó años desarrollando el Aerobile.

En 1934 voló un prototipo, el “Arrowplane”, que era un monoplano de ala alta con ruedas de triciclo. Las alas se plegaban sobre el fuselaje cuando estaba en tierra, tal y como las alas de un insecto. Resulta aterrador pensar en el hecho de que las alas se doblaban hacia atrás, teniendo en cuenta que una falla en el aire podría plegar las alas y hacerte caer en picada hacia una muerte segura.

Décadas más tarde, en 1957, Waterman perfeccionó su diseño, el Aerobile. Nadie quería tentar a la muerte comprando una de estas máquinas, por lo que el único prototipo funcional reside en el Smithsonian como el primer automóvil volador.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

filed under: HISTORIA

Comments

Leave a reply

 

 

DALE AQUI



DALE AQUI




EN EL EJIDO

Controlandoelejido.net . Designed and Hosted by JevHosting