Your are here: Home // DEPORTES // LeBron James, Los Ángeles pone los focos para el rey… de los negocios

LeBron James, Los Ángeles pone los focos para el rey… de los negocios

«The King» se adentra en territorio mítico. El fichaje de LeBron James por Los Angeles Lakers removía esta semana los cimientos del mundo del baloncesto y del deporte mundial en general (a falta de que Cristiano acabe de cortejar a la «Vecchia Signora»). 

Uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA une su destino a la franquicia más popular (en ancestral antogonismo con los Boston Celtics) de la liga profesional estadounidense. Una estirpe en la que, iluminados por los focos de Hollywood, relucen nombres como los de Magic Johnson, Kobe Bryant, Kareem Abdul-Jabbar, Elgin Baylor, Shaquille O’Neal, Wilt Chamberlain… palabras mayores esculpidas en oro y púrpura.

El montante del fichaje, 154 millones de dólares por abandonar su hogar en Cleveland y recalar en el Staple Center durante cuatro años, ya define la magnitud de la operación. Pero no dejan de ser números habituales dentro del gigantesco negocio en que se ha convertido la NBA. 

Impulsada por la revalorización de los derechos televisivos (el último contrato con TNT y ESPNascendía a 24.100 millones de dólares), el valor de las 30 franquicias de la liga se ha quintuplicado en el último lustro, hasta alcanzar los 60.000 millones de dólares.

En el escaparate

Más allá del factor económico, que en el caso de Lebron nunca es menor (su fama de agarrado es legendaria, aunque en Cleveland hubiera conseguido un contrato aún más jugoso), uno de los objetivos de su fichaje por los Lakers es intentar frenar la hegemonía de los Golden State Warriors de Stephen Curry y Kevin Durant. 

Una dura tarea, porque esta misma semana los de San Francisco anunciaban el fichaje de otra megaestrella, el pivot DeMarcus Cousins. 

Y los Lakers, con un equipo plagado de prometedor pero inexperto talento joven , llevan años sin hacer honor a su historia… Así que el gran aliciente de la mudanza es el de la visibilidad que ofrece L.A., uno de los mercados comerciales más importantes y un escaparate global para revalorizar la «marca Lebron».

Y es que, además de superar sus gestas deportivas, en el punto de mira de The King James siempre ha estado el objetivo de igualar la capacidad de Michael Jordan para amasar montañas de dinero. Según Forbes, la fortuna personal del mito de los Chicago Bulls asciende a 1.700 millones de dólares. 

LeBron, que comparte el dorsal 23 de su referente, cada vez está más cerca de los logros del Jordan jugador, pero las cifras estratosféricas del Air hombre de negocios aún quedan un poco lejos. Pero si algo no le falta a James es tesón. 

Y unos objetivos claros. «Ser multimillonario es mi mayor meta, obviamente. Quiero maximizar mi negocio», declaraba hace cuatro años en un reportaje para la revista GQ. Y se ha puesto manos a la obra.

A sus 33 años, James ha acumulado, según Forbes, en torno a los 765 millones de dólares (antes de impuestos) tanto en contratos como en patrocinios deportivos. Celebrity Net Work cifra su fortuna en unos 440 millones de dólares. La lista de marcas viculadas a la estrella incluye a Coca-Cola, Intel, Kia Motor, … Y, por supuesto, Nike. 

La enseña que cambió la historia del marketing deportiva junto a «Air» Jordan también firmó en 2015 un contrato vitalicio con «The King», el primero de este tipo con un deportista. Inicialmente se habló de un suma de 500 millones de dólares, pero algunas fuentes apuntan a que la cifra final suma exactamente el doble.

Pero más allá de su imagen de marca, el cuatro veces MVP de la NBA, tres veces campeón y otras seis finalista (un estigma demasiado pesado para su gen competitivo) tiene una indudable buena mano para seguir amasando y engordando su fortuna. Sus intereses son muy diversos. 

En 2012 realizó una inversión de unos 830.000 euros en Blaze, una incipiente cadena de pizzerias que hoy es una de las franquicias de más rápido crecimiento en EE.UU. Se calcula que sus activos en la comopañía superan ya los 38 millones. 

En 2011, también compró un 2% del Liverpool, operación que le habría proporcionado en estos años ganancias por 21 millones de dólares, según ESPN. También bordó una jugada redonda cuando Apple compró Beats Electronics, firma de productos de audio en la que tenía una pequeña participación… que se convirtió en 25 millónes de euros. Pero la gran pasión del Rey es el cine y la producción audiovisual. 

Y, definitivamente, no hay escenario más idóneo para amortiguar el hambre de focos que el fulgor de La La Land, el nuevo reino de Lebron.

El show debe continuar

Al margen de que la carrera deportiva de LeBron James sea de película, «The King» tiene madera de «entertainment». Una de sus primeras incursiones en la cancha de los negocios fue la creación junto a varios viejos amigos de LRMR, una empresa de marketing audivoisual. 

En 2008, James cofundó SpringHill Entertainment, otra compañía de producción de contenidos audivisuales que ha desarrollado numerosos documentales y series televisivas en los últimos años para cadenas la NBC, la CNBC o HBO. Hace tres años, ampliaba su apuestaba por el entretemiento con Uninterrupted, una plataforma de video digital que se centra en la elaboración de contenidos relacionados con atletas populares. Una propuesta a la que se sumaron Warner Bros, con una inversión de 16 millones de dólares, y Turner Sports, dos gigantes de la industria del entretenimiento.

Pero LeBron James no se conforma con agitar su varita mágica de los negocios detrás de las bambalinas. De nuevo siguiendo los pasos de Michael Jordan (recordado por el animado duelo galáctico de «Space Jam») o de Karim Abdul Jabbar, acosado por los fantasmas del pasado de su endeblez defensiva en «Aterriza como puedas», la nueva estrella de los Lakers también ha hecho sus pinitos como intérprete. 

Su papel más recordado llegó en «Trainwreck» (titulada «Y de repente tú» en España), una cinta protagonizada por la actriz cómica Amy Schumer en la que LeBron se interpretaba a sí mismo (es el destino invariable de los jugadores de baloncesto metidos a actores) con notable desenvoltura y suficiente sentido del humor cómo para ironizar sobre su legendaría tacañería. 

Su compañero en Miami Heat, Dwayne Wade, llegó a asegurar, medio en serio, medio en broma, que el teléfono móvil del Rey tenía las mismas funcionalidades que sus zapatillas. La mujer de Wade, Gabrile Union fue más allá:«LeBron es el más agarrado de la NBA. Ni siquiera saca el móvil si no está seguro de que puede conectarse al wifi», algo que el propio Lebron ha reconocido después en alguna ocasión. 

Su racanería no es incompatible con sus numerosas donaciones para campañas sociales o de caridad, entre las que se encuentran los 41 millones de dólares que donó para que los niños de Akron (Ohio) pudieran ir a la Universidad. Definitivamente, el rey es un hombre del espectáculo que no conoce el 5G… ni las medias tintas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

filed under: DEPORTES

Comments

Leave a reply

 

 

DALE AQUI



DALE AQUI




EN EL EJIDO

Controlandoelejido.net . Designed and Hosted by JevHosting