Your are here: Home // HISTORIA // EL DIA QUE CAYO EN DESAGRACIA ANTE TRUJILLO EL MAYOR SEGUNDO INBERT BARRERA

EL DIA QUE CAYO EN DESAGRACIA ANTE TRUJILLO EL MAYOR SEGUNDO INBERT BARRERA

El reconocido novelista Peruano, Mario Vargas Llosa, en su última obra puesta en circulación bajo el epígrafe; ” La fiesta del Chivo “, ha colocado en el lugar que se merece la figura conspicua del puertoplateño Segundo Imbert Barrera.

El ex mayor Segundo Imbert Barrera ha sido vilipendiado por su vinculación en los primeros 17 años de la Dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. También se le quiso imputar su participación en el asesinato de las hermanas mirabal reyes y su chofer Rufino de la cruz, en el año 1960, estando él aún preso en la cárcel la 40.

El escritor Mario Vargas Llosa se expresó de la siguiente manera sobre el hermano del héroe del 30 de Mayo de 1961, Don Antonio Imbert Barrera; como podía estar alguien, que confiado en una promesa de amnistía, dejó Puerto Rico, donde tenía una buena situación trabajando para la familia Ferré en Ponce, y volvía a su tierra a descubrir que lo esperaban para juzgarlo por el supuesto crimen de un sindicalista, cometido en Puerto Plata hacía siglos, y condenarlos a 30 años de cárcel! Cómo podía sentirse un hombre que si mato lo hizo por el régimen y al que, como premio, Trujillo lo tenía ya en cinco años pudriéndose en una mazmorra ?

El ex mayor Segundo Imbert Barrera fue un auténtico héroe de las luchas contra Trujillo; antes de la frustrada expedicion de Cayo Confite, en el año 1947, a través de su pariente y amigo de infancia Fernando Spignolio Mena, entró en contacto con el Frente Interno de Puerto Plata, prestando le, su cooperación. 

Los escritores e historiadores que se han referido al ex mayor Segundo Imbert Barrera, nada más se han referido a la vida de este sobre su vinculación con el dictador Trujillo, pero no dicen nada en cuanto a sus últimos años en contra de la dictadura de Trujillo. Este fue asesinado en la cárcel La Victoria, el 31 de Mayo de 1961, después del ajusticiamiento de Trujillo y su cadáver tirado al mar. Se le ha querido ignorar; es hora ya, que se le coloque en el lugar que se merece. Es cierto que cometió errores; pero también es bueno consignar que supo rectificar y apoyar las luchas contra la dictadura de Trujillo. Murió dignamente por sus luchas en favor de las causas de un mejor porvenir para el pueblo Dominicano.

El Mayor del Ejército Nacional Segundo Imbert desde 1947 se involucró en las luchas contra la dictadura de Trujillo, en compañía de Fernando Spignolio, Fernando Suárez, Félix La Hoz, José Augusto Puig Ortiz y otros tantos.
A finales del año 1947, después del fracaso de la invasión de Cayo Confites, cayó preso Fernando Spignolio. Este fue denunciado por su vinculación a dicha invasión. Posteriormente fue puesto en libertad. 

Hipólito Tavarez Ventura (alias Papito Pian), fue un dirigente obrero portuario que estuvo en los primeros años vinculado a las luchas contra Trujillo. Posteriormente vivió algunos años en New York. A su regreso al país dio un giro de 180 grados y se puso al servicio de la dictadura de Trujillo. Estaba al tanto de las luchas de Spignolio y chantajeaba extorsionando a este y a la familia Bordas con dinero, por cuyo motivo Spignolio se acercó a Segundo Imbert Barrera, y obtuvo de este el encarcelamiento de Papito Pian y envío a la capital, acompañado de un informe, recomendado por Imbert Barrera, en el cual se destacaba su peligrosidad, siendo ejecutado con toda premura en la fortaleza Ozama, Esa fue una actuación que pone en alto la conducta del Mayor Segundo Imbert Barrera.

Las armas que eran traída del extranjero a Puerto Plata por el Capitán Feliz La Hoz, entraban por el puerto y por las costas de Puerto Plata con el consentimiento tácito del Mayor Segundo Imbert Barrera. Dichas armas serían utilizadas por los miembros del Frente Interno de Puerto Plata. 

El dictador Trujillo llegó a sospechar que el Mayor Segundo Imbert estaba involucrado en una intentona en contra de su régimen. Este fue trasladado desde la comandancia de la Fortaleza San Felipe de Puerto Plata, en el año 1949, hacia Pedernales, teniendo como segundo en mando al Capitán Danilo Trujillo, portador de instrucciones especiales al respecto. Antonio Imbert Barrera quien era técnico en mecánica, fue designado Gobernador Civil de la Provincia de Puerto Plata, mediante el decreto número 6256, de fecha 30 de Julio de 1948.

El Frente Interno de Puerto Plata, que apoyaria los desembarcos de Cayo Confites y Luperon, fue denunciado por el Capitán Antonio Jorge Estevez. Antonio Imbert Barrera, a la sazón Gobernador Civil de la provincia de Puerto Plata, fue cancelado de dicho cargo mediante el decreto número 5893, fecha 28 de Junio de 1949, siendo designado en su lugar el señor Augusto Ginebra Pelegrin. Como vemos, Don Antonio Imbert Barrera fue destituido a los 9 días de la llegada de la expedición a Luperon del año 1949.

A partir de ahí la familia Imbert fue mal vista por la dictadura de Trujillo y sus componentes no volvieron a ocupar posiciones de relevancia en el tren administrativo. Después del desembarco en Luperon, 1949, fue cancelado como Mayor del Ejército Nacional, Segundo Imbert Barrera.

La dictadura de Trujillo determinó sacar del país y nombrar en un cargo en el exterior al ex Mayor Segundo Imbert Barrera, siendo este designado el 28 de Septiembre de 1949 como Cónsul General de la República en Trinidad, Antillas Inglesas. De esta posición luego se le trasladó a la Cancillería del país para prestar servicio allí y él se negó a venir a ocupar dichas funciones.

Se fue a vivir a Puerto Rico y trabajó con Don Luis Ferré, en el Grupo Económico que este presidia. 
Fue convencido por familiares y amigos para que volviera de nuevo al país y así lo hizo en el año 1955. Segundo Imbert vino al país para participar en la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre, en Santo Domingo, que había organizado la dictadura de Trujillo, para celebrar el 25 Aniversario de la toma del poder de Rafael Leonidas Trujillo, en compañía de otro representante del Grupo Económico de Don Luis Ferré.

A los pocos días de estar Segundo Imbert, en la casa de su madre, en Santo Domingo, fue visitado allí por el temible general Federico Fiallo, quien le informo que el generalísimo Trujillo quería verlo en la Fortaleza Ozama para hablar algo con él; Accedió a ir. Estando en la Fortaleza Ozama fue hecho preso, siendo trasladado bajo la custodia del Mayor Luis Roman Criado a la fortaleza San Felipe, de Puerto Plata, donde fue recibido por el Capitán Almanzar Dujarric, a la sazón Comandante de dicha Plaza.

Segundo Imbert Barrera fue acusado junto a los señores Jorge Maltes Torres (quien era el administrador del Ingenio Montellano de Puerto Plata), Mencho Martinez, Domingo Pepín (alias el chivo), Luis Maria Hernandez Cespede (alias Brigui), Pascual Cáceres ( alias Sargente Petigrere´), Sargento Francisco Arache y el Cabo Miguel Sosa, del asesinato de Luis Felipe Espinosa, Líder de los Trabajadores Azucareros de ese Ingenio, ocurrida el 8 de Noviembre de 1946.

El expediente se abrió con un Memorándum de la Presidencia de la República, sin firma, lo que demuestra que era un expediente político, abierto 9 años después del asesinato del dirigente azucarero Espinosa; cuando el Mayor Segundo Imbert estaba al servicio de la dictadura en Puerto Plata. En Marzo de 1956, el ex Mayor Segundo Imbert y demás acusados del asesinato de Luis Felipe Espinosa fueron juzgados en 4 días de audiencias kilométricas.

El abogado defensor del ex Mayor Segundo Imbert Barrera, lo fue el connotado jurista, escritor y antitrujillista, Licenciado Armando Rodriguez Victoria.

El ex Mayor fue condenado a 30 años de trabajos públicos y los demás acusados a diferentes penas. Para cumplir esa sentencia fue trasladado a la cárcel la Victoria, en Santo Domingo; donde prestó toda suerte de cooperación a 
los presos políticos del Movimiento 14 de Junio.

Durante su prisión se enteró de la existencia del complot contra Trujillo, llenándolo de esperanza. La noche del 30 de Mayo de 1961, al ver los aprestos militares, se puso muy contento junto a Rafael Augusto Sánchez (alias Papito), y al Capitán Carlos Rodriguez Quezada; siendo esto comunicado por el Coronel Horacio Frías a Ramfis Trujillo Martínez, quien ordenó la muerte de los tres, afrontando la con verdadero valor, haciendo honor a su ascendencia, la casta de los generales Imbert. He ahí la historia de un hombre!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

filed under: HISTORIA

Comments

Leave a reply

 

 

DALE AQUI



DALE AQUI




EN EL EJIDO

Controlandoelejido.net . Designed and Hosted by JevHosting