Your are here: Home // ALIVIACORAZONES // ¿Tienes o conoces a alguien con mal carácter? Mira cómo afecta a tu familia y cómo cambiarlo

¿Tienes o conoces a alguien con mal carácter? Mira cómo afecta a tu familia y cómo cambiarlo

@NOTICIAELEJIDO: ¿Le han dicho alguna vez que tiene mal genio? Algunas personas piensan que es algo inevitable. Contrario a lo que se cree, el mal carácter no es hereditario sino una conducta aprendida. Esta actitud negativa generalmente es un mecanismo de defensa que usan algunos, para no salir heridos de alguna situación fuera de su control. 
 
Es importante aprender a manejar la frustración asertivamente, con inteligencia emocional para sobrellevar los problemas. De alguna manera somos conscientes de nuestros errores, y del mal que causamos a nuestros seres queridos, cuando recurrimos a gritos o insultos para “arreglar” una situación. Se debe dejar atrás ese mal manejo de las emociones, y para lograrlo hay que ser conscientes de que se está cometiendo un error. 
 
A continuación te compartiré una técnica que te puede ayudar a descubrir si ese mal carácter afecta a tu familia, y algunos consejos para cambiar la situación. 
 
1. Analiza cómo hablas a tu familia contestando las siguientes preguntas.
 
 
Quizá hasta el día de hoy te parecía correcto alzar la voz al discutir con tu pareja o regañar a tus hijos. Reflexiona sobre lo siguiente:
 
● ¿Qué palabras usa para hablar con su familia? ¿Cuál es su tono de voz? ¿Considera que sus gestos son agresivos? ¿Cómo es su mirada?
 
● ¿Cómo se sienten sus familiares? ¿Qué sienten sus hijos al verle perder el control? ¿Cómo reacciona su pareja ante estos cambios?
 
● ¿Se ha preguntado si sus reacciones afectan la autoestima de su familia?
 
● ¿Usa adjetivos que descalifican o humillan a su familia cuando está molesto o molesta? ¿Emplea palabras como inútil, idiota, tonto, torpe, estúpido, bueno para nada…? 
 
2. Recuerda los momentos en que has perdido el control, y las consecuencias
 
 
Una vez que hayas contestado estas preguntas con toda sinceridad, recuerda una escena o un pleito que hayas tenido recientemente en tu casa o con tu pareja. Trata de recrear en tu mente momentos en los que sin razón alguna has gritado a tus hijos. Escribe en una libreta o en una hoja esas escenas con lujo de detalle, y las consecuencias que esto ha traído a tu vida. Por ejemplo, si después de discutir un fin de semana largo con tu pareja se arruinaron los planes de relajación para toda la familia. O sí después de haber humillado y comparado a tus hijos han dejado de pedirte ayuda para hacer sus tareas.
 
Analiza algunos de los escenarios más comunes en el hogar y sus lamentables consecuencias, de esa manera te darás cuenta si realmente estás perdiendo a tu familia a causa de tu falta de control.  
 
3. Respira profundamente y reflexiona antes de contestar
 
 
Somos seres humanos racionales ante todo, tenemos capacidad de analizar y pensar antes de actuar. El mal humor es considerado por muchos psicólogos como un mal hábito, una conducta aprendida durante la infancia, en muchas ocasiones a causa de nuestros padres o de familiares cercanos. Debemos aprender a lidiar con este mal. Aunque no lo crean, el mal humor puede ser contagioso y muy dañino porque llena a la familia de amargura y pesar. 
 
Es momento de canalizar ese coraje y evitar hacerle daño a quienes nos rodean. Aprende a tolerar la frustración y no desquitar el coraje con las personas que siempre han estado ahí para apoyarte.  
 
4. Eres capaz de controlar tus emociones 
 
 
Considera que quizá no puedas controlar las situaciones, pero sí tienes poder sobre tus propias emociones y reacciones, así que trabaja en ello. No tienes por qué aceptar una idea ciegamente, a veces la mente se adelanta y pensamos que los impulsos son invencibles, mas no es así. No permitas que la ira y los sentimientos te controlen, recuerda que tú estás a cargo.
 
5. Aprende a estar de buen humor
 
 
Así como has aprendido a tener un carácter terrible y a enojarte con frecuencia, puedes adquirir un nuevo hábito y aprender a estar de buen humor. Por supuesto que no será fácil, pero es una acción necesaria que debes tomar para estar bien con tu familia. Comienza con las cosas más pequeñas, respira antes de contestar y de reaccionar, piensa en todas las veces que sin querer has lastimado a tu familia con tu mal humor y tus gritos. Después de recordar sus rostros de susto y decepción tendrás fortaleza para tranquilizarte y ser asertivo.
 
6. Haz una lista y comienza a cambiar tu percepción del mal humor.
 
 
Para tomar acción sobre el mal humor que no te deja vivir en paz con tu familia, trata de escribir esas reacciones que no te gustan y el por qué. Por ejemplo: “No me gusta gritar cuando mi pareja me lleva la contraria, porque digo cosas que no siento en ese momento”, “Quiero dejar de insultar a mis hijos cuando descomponen objetos en la casa, porque lo material va y viene pero su autoestima quedará herida por mucho tiempo”. 
 
Recuerda que con convicción, perseverancia y mucha paciencia serás capaz de generar un cambio positivo en tu carácter.
filed under: ALIVIACORAZONES

Comments

Leave a reply

 

 

Controlandoelejido.net . Designed and Hosted by JevHosting