Your are here: Home // HISTORIA // EXPERIMENTO FILADELFIA. EL BUQUE FANTASMA.

EXPERIMENTO FILADELFIA. EL BUQUE FANTASMA.

El Experimento Filadelfia, ¿se realizó realmente este proyecto? ¿es un mito? o ¿consiguieron los norteamericanos cruzar las barreras del tiempo y el espacio para luchar contra la Alemania nazi?

Ríos de tinta se han vertido sobre papel y miles de palabras se han escrito sobre este mito basado en un supuesto experimento negado por los militares norteamericanos. Todo lo que sabemos es lo que os contamos a continuación.

El Experimiento Filadelfia

Recientemente hemos recibido una petición en comentarios en nuestra entrada de Polybius. El juego maldito. una sugerencia para que hablásemos sobre el experimento Filadelfia, y como nos gusta complaceros a todos, aquí estamos con nuestra pequeña ‘investigación’ sobre susodicho caso.

¿Que es? ¿que sucedió? y ¿quién estuvo implicado?, es lo que trataremos de mostraros en este artículo dedicado al misterio que rodea a este supuesto experimento también conocido como “Proyecto Rainbow” que ya se ha convertido en leyenda.

El “Experimento Filadelfia”, un mito que narra cómo, durante la II Guerra Mundial, un grupo de científicos norteamericanos trató de hacer que un buque de guerra y su tripulación se volvieran invisibles a la vista para impedir que su barco fuera detectado por el radar enemigo, un intento que habría finalizado con trágicas y paranormales consecuencias. Pero este mito, tantas veces nombrado a lo largo del tiempo ¿fue real?

El Experimento 

Según cuenta la leyenda, se contó con la participación de grandes científicos norteamericanos, entre ellos se dice que el propio Albert Einstein, e investigadores alemanes contrarios al régimen nazi, que conducirían el proyecto, como el profesor John von Neumann y el doctor Townsend Brown, intentando aplicar la teoría del campo unificado del propio Albert Einstein.

Dicha teoría , en pocas palabras, postula la interrelación existente entre las fuerzas que componen la radiación electromagnética y la propia gravedad. A través de una aplicación especial de esta teoría, se pensaba posible, con equipo especializado y energía suficiente, curvar la luz alrededor de un objeto de tal manera que se volviera esencialmente invisible a los ojos de los observadores.

La prueba se llevaría a cabo en la base naval de Filadelfia, que actualmente se dedica a guardar navíos militares jubilados entre otras cosas.

La primera prueba se realizaría con éxito el 22 de Julio de 1943 contando con un pequeño grupo de marineros seleccionados a bordo. Tras poner en marcha todos los generadores, los científicos y militares que observaban todo el proceso desde otro lugar y que se encontraban resguardados del radio de acción de la radiación, observaron como una neblina verde envolvía por completo al USS Eldridge (DE-173) haciéndolo indetectable en los radares instalados para su detección durante la prueba. Pero eso no fue lo único que sucedió, ya que el barco semi-desapareció ante los ojos de todos los presentes durante unos segundos. Se había conseguido algo con lo que no se contaba: la invisibilidad total del objeto. La tripulación quedó en estado de shock y muchos sufrirían posteriormente “desórdenes mentales”.

Dado éste presunto éxito, la marina estadounidense planificó una nueva prueba para cerciorarse de la posibilidad de mantener la invisibilidad del barco durante un largo periodo de tiempo y así poder traspasar las líneas enemigas sin ser detectado.

Éste segundo experimento tuvo lugar el 28 de Octubre de 1943, pero esta vez los resultados fueron catastróficos. Según la leyenda ésta vez no solo despareció en los radares y ante la vista de los presentes, sino que las crónicas cuentan que el USS Eldridge (DE-173) llegó a teletransportarse, apareciendo en Virginia (Norfolk) a 600 Km de Filadelfia, momento en el que se dice que fúe avistado por la tripulación de un navío mercante.
Minutos después volvía a estar en el punto inicial.

Tripulación del SS Andrew Furuseth
Para corroborar esta historia, apareció un marinero que afirmaba haber visto en Norfolk durante breves minutos al Eldridge, justo antes de volver a desaparecer para regresar a su lugar de origen. Un hombre idenficado como Carlos Allende, aunque su nombre real era Carl Allen, tripulante del carguero Andrew Furuseth, aseguró que algunos marineros del destructor quedaron fundidos con la estructura de metal del buque. También afirmó que algunos de los supervivientes sufrieron posteriormente súbitas desmaterializaciones.
Certificado extendido al marino preferente Carl Allen

Según Allende, las consecuencias fueron terribles para la tripulación, ya que los que no murieron sufrieron grandes trastornos mentales. El mito incluso afirma que los marineros que pudieron declarar tras el experimento atestiguaron que, cuando el Eldridge se desmaterializó, se sentían flotando sobre la nada. Tras este accidente, el proyecto fue cancelado inmediatamente, el instrumental desmantelado y los archivos y datos del proyecto presuntamente eliminados.

Los Misterios del “Projecto Rainbow”

Como ya hemos mencionado, el nombre oficial del experimento Filadelfia que la marina norteamericana no pudo ocultar es “Project Rainbow”, a pesar de que en las investigaciones no se pudieron encontrar más datos acerca del mismo. El “Project Rainbow” era parte de un código secreto del gobierno de EE.UU. en el que supuestamente estaban los planes para derrotar al Eje compuesto por Italia, Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial y específicamente para luchar contra Japón en el Océano Pacifico.

Todos los intentos de arrojar algo de luz sobre este tema de los diversos investigadores han chocado con el obstinado silencio de los jefes navales. No se ha exhibido nunca el libro de bitácora del Eldrídge -se dijo que se había extraviado- y tampoco se proporcionó nunca una nómina de la tripulación que ese día viajaba en el crucero.

Estos son algunos de los hechos que alimentaron la leyenda de este Barco Fantasma:

1) Las cartas de navegación del barco se perdieron.

2) La bitácora del barco también se perdió.

3) El Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge.

4) Los tripulantes del barco se esfumaron, se perdieron, no se sabe nada de ellos.

5) Todo lo relacionado con el código ARCO IRIS y el experimento Filadelfia también desaparece.

6) El principal personaje Morris Jessup se suicida de una forma extraña y poco clara.

7) De Carlos Allende se comienza a decir que estaba esquizofrénico y no era apto para declarar nada.

8) 300 toneladas de instrumentos que llevaba a bordo el Eldridge, también desaparecen y el barco es vendido a Grecia casi desmantelado.

9) Las fichas de los marineros también desaparecen. O sea el barco no existió. Y la marina norteamericana habla del hecho como algo absolutamente sin importancia.

Cómo comenzó la leyenda

Al parecer el experimentó comenzó a gestarse allá por el año 1939, cuando una serie de científicos empezaron a interesarse por las investigaciones del ya fallecido Nikola Tesla (famoso inventor y experto en electromagnetismo) , y del gran científico Albert Einstein, creyendo que a partir del trabajo de estos dos expertos se podrían curvar los rayos de luz que llegan a los objetos y volverlos así invisibles.

Nikola Tesla y Albert Einstein

No tardó el Gobierno de Estados Unidos en interesarse por este proyecto, al ver en él grandes posibilidades en aplicaciones militares para sus buques de guerra, ya que en aquella época los barcos norteamericanos estaban siendo arrollados por los potentes submarinos U-Boot alemanes en el Atlántico. 

Dadas las ventajas que supondría poseer esta nueva tecnología, se empieza a gestar la idea en la que se llevaría a cabo “el experimento” que pretendía, según Jesus Hernández (periodista e historiador experto en la Segunda G.M), emplear generadores eléctricos en el interior de un buque cuyo fin sería crear campos electromagnéticos lo suficientemente potentes como para curvar las ondas de luz y radio alrededor del barco, logrando así hacerlo invisible, no sólo al radar, sino también a la vista.

USS Eldridge

En 1943, se selecciona el navío objeto del experimento, el USS Eldridge (DE-173), un destructor escolta con capacidad para 200 marineros que contaba de por sí con un gran armamento para la época, y se convertiría así en el arma definitiva. El barco había sido botado el 25 de julio de 1943 y medía 92 metros de eslora, con un desplazamiento de 1.240 toneladas y 1.520 a plena carga. Todavía no había entrado en servicio activo cuando poco después, el 13 de agosto de 1943, levó anclas de su amarradero, acompañado por el carguero Furuseth, un veterano de los convoyes al África.

La versión oficial

El gobierno de los Estados Unidos jamás reconoció haber realizado este experimento e incluso presentó suficiente documentación que demostraba que en la fecha de los acontecimientos, el USS Eldridge (DE-173), se encontraba primero en las Bermudas y posteriormente en el puerto de Nueva York. Además según los datos que figuran en los archivos el USS Eldridge entró en servicio después de la fecha en la que figura el primer experimento.

De hecho los movimientos navales oficiales fueron los siguientes:

(27 Agosto 1943 – Dic 1943) .- El USS Eldridge (DE-183), un destructor de la clase Bostwick, entró en servicio en el Astillero Naval de Nueva York  y sirvió hasta diciembre de 1943. El buque permaneció en ese puerto y en Long Island hasta el 16 de setiembre.

(16 Septiembre 1943):   Zarpa con rumbo a las Bermudas.
(18 Septiembre 1943 – 15 Octubre 1943):  DE-173 realiza maniobras de entrenamiento y pruebas de navegación en la zona, (15 Octubre 1943): Regresa a Nueva York.
(01 Noviembre 1943): Forma parte de la escolta del convoy UGS-23 que llegó a la Base Naval de Norfolk y continúa viaje a Casablanca.
(22 Noviembre 1943): Llega a Casablanca.
(29 Noviembre 1943): forma parte de la escolta del convoy UGS-22, llegando a Nueva York el día 17 de diciembre. 
(17 Diciembre 1943 – 31 Diciembre 1943): Permanece en entrenamiento y disponible en la bahía de Block Island.
(31 Diciembre 1943): Se le ordena dirigirse a Norfolk con otros cuatro buques.La bitácora de servicio del USS Eldridige se encuentra en microfilm designado como NRS-1978-26, copia del cual puede ser solicitada mediante el pago de la tasa establecida ante las autoridades navales.

El carguero SS Andrew Furuseth

Presuntamente la tripulación del carguero SS Furuseth, el cual acompañó al ‘buque experimental’ durante su puesta en servicio activo, observó la llegada vía tele-transportación del Eldridge en el área de Norfolk. Los registros de los movimientos del SS Andrew Furuseth se encuentran en los archivos de la Décima Flota, en la Administración de Archivos y Registros Nacionales de EEUU, siendo su acrónimo NARA sito en el 8601 Adelphi Road, College Park, MD 20740-6001, USA; donde se custodian todos los archivos con los informes de acciones de guerra naval, de todos los buques estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque debido a las limitaciones de espacio, el NARA abrió una segunda instalación, conocida de manera informal como Archives II, en 1994 en el campus del College Park de la Universidad de Maryland.

¿Qué ha sido del Eldridge?

Años más tarde, en 1951 el USS Eldridge (DE-173) fué cedido por el Gobierno de los EE.UU al ejercito griego con el nombre de LEON D-54 en un acuerdo de cooperación entre ambos países tras la Segunda Guerra Mundial. El cual mantuvieron en servicio hasta 1992. La nave fue finalmente destruida para chatarra en 1999. Pero lo que llama la atención es que en el cuaderno de bitácora del capitán, el cual se traspasan entre capitanes cuando el barco cambia de mando, faltasen las páginas pertenecientes al periodo comprendido entre su botadura, el 27 de Agosto, y el 1 de diciembre de 1943, según el periodista griego George N.Pantoulas. ¿Casualidad? Realmente este hecho siembra alguna duda. 
Además también resulta inquietante que la instalación eléctrica del barco presentase anomalías que sorprendieron a los técnicos griegos. A esto añadir que se reportaron incidentes menores, como desaparición de pequeños objetos, extrañas vibraciones o presencia de un halo verde, pero cabe la posibilidad de que fuera debido a la autosugestión provocada por la peculiar historia del barco.

¿Cómo se dió a conocer el mito del Experimento Filadelfia?

Morris Ketchum Jessup, fué un controvertido científico, profesor durante los años 20 de astronomía y matemáticas en la Universidad de Drake, en Iowa, y en la Universidad de Michigan, mientras preparaba su doctorado realizó investigaciones que llevaron al descubrimiento de varias estrellas dobles que, posteriormente, fueron catalogadas por la Royal Astronomical Society. Los estudios sobre las estrellas doblesJessup pasó también mucho tiempo estudiando ruinas mayas e incas y llegó a la conclusión de que los edificios sólo pudieron ser construidos con la ayuda de una tecnología superior extraterrestre. La falta de dinero le obligó a abandonar sus investigaciones y al volver a los Estados Unidos se puso a trabajar en “The case for the UFO” (El alegato de los OVNIS), el primero de cuatro libros sobre el tema, en el que mezclaba un poco de objetividad científica con mucha pseudociencia.

El mito del experimento empezó a gestarse en 1955, cuando Morris Ketchum Jessup publicó en Nueva York su primer libro “The case for the UFO”, en el que pedía cuentas al gobierno americano sobre la Teoría del Campo Unificado de Einstein; teoría que, según Jessup, explicaba la fuerza propulsora de los ovnis (y, de paso, su existencia).Pero el 13 de Enero de 1955, Jessup recibió la primera carta de un hombre misterioso que firmaba como Carlos Miguel Allende, que le contó que una versión de esta teoría había sido aplicada con éxito por la marina norteamericana en 1943 hablándole sobre así por primera vez sobre el proyecto del Experimento Filadelfia.

<<Estimado doctor Jessup: Su invocación al público para que se mueva en masa sobre sus representantes y haya así suficiente presión colocada en un correcto y suficiente número de lugares donde pueda ser aprobada una ley para que la Teoría del Campo Unificado del doctor Albert Einstein (1925-27) sea puesta en práctica no es nada necesaria. Se usaron los “resultados” de mi amigo Dr. Franklin Reno… Los resultados fueron y son hoy prueba de que la Teoría del Campo Unificado hasta cierto punto es correcta… El “resultado” fue la completa invisibilidad de un barco, tipo destructor, y toda su tripulación. Estaba navegando. (Oct. 1943). El Campo fue efectivo en una forma esferoidal oblata que se extendía cien yardas (más o menos, debido a la posición lunar y latitud) fuera de cada lado del barco. Cualquier persona dentro de esa esfera se volvía de forma vaga pero él también observó a esas personas a bordo de ese barco como si ellas también estuvieran en el mismo estado y sin embargo estuvieran andando sobre nada. Cualquier persona fuera de esa esfera no podía ver nada, salvo la forma claramente definida del casco del barco en el agua… Quedan muy pocos de la tripulación experimental original ahora, Señor. La mayoría enloqueció, uno salió a través de la pared de su alojamiento a la vista de su mujer e hijo y otros 2 miembros de la tripulación (No volvió a ser visto), dos “se fueron al Fuego” o sea se inmovilizaron y se incendiaron mientras llevaban unas brújulas comunes… (ardieron 18 días)… El experimento fue un éxito completo. Los hombres fueron fracasos completos. Revise periódicos de Filadelfia buscando un parrafito (parte superior de la hoja, interior del periódico cerca del tercio final del periódico, 1944-46 en primavera u otoño o invierno, no en verano) de una noticia describiendo las acciones de los marineros después de su viaje inicial. Asaltaron un local en el astillero de la Marina “Gin Mill” o “Beer Joint” y causaron tanta conmoción y parálisis de las camareras que poco de comprensible se les pudo sacar, que el párrafo y el que lo escribió No Lo cree, y dice “Sólo escribí lo que oí y esas mujeres están locas…”>>

Carta de Carlos Allende a Jessup
En la carta Allende, además de aludir a artículos periodísticos contemporáneos de aquella época difíciles de encontrar como prueba, también afirmó que había sido testigo de la desaparición del Eldridge y posterior reaparición mientras servía a bordo del SS Andrew Furuseth, el buque mercante cercano que ya hemos comentado. Allende nombró además a compañeros de la tripulación con la que sirvió a bordo del carguero Andrew Furuseth que lo acompañaba en ese momento, y dijo saber de los destinos de algunos de los miembros de la tripulación del Eldridge tras el experimento, incluyendo uno del que él fue testigo, la desaparición de unos hombres durante una lucha caótica en un bar. Jessup respondió a Allende por vía postal, pidiendo más evidencias y corroboración de la historia.
SS Furuseth
La respuesta llegó meses más tarde, sin embargo, esta vez el remitente se identificaba como Carl M. Allen, quien le contestó que no le podía facilitar los detalles que Jessup le pedía, pero que podía someterse a una sesión de hipnosis regresiva para recordarlos. Tras ello, Jessup sospechando que Allende era tan solo un loco, decidió cortar la comunicación.

En primavera de 1957, la Oficina Naval de Investigación de Washington (ONR), contacta con Jessup para que estudie un paquete que habían recibido. Más concretamente el comandante George W. Hoover (Oficial de Proyectos Especiales), y el capitán Sidney Sherby. Para su sorpresa, en el paquete se encontraba una copia de su libro The case for the UFO”, con la frase “Happy Easter” escrita en él. Además en los márgenes del mismo se hallaban manuscritas extensas notas, y le preguntaron a Jessup si tenía alguna idea de aquello.

Las notas estaban escritas en tres colores distintos y parecían corresponder a tres personas distintas. de las cuales solamente una se identifica con el nombre de Jemi. La ONR, cataloga a las otras dos, como “Mr. A” y “Mr. B”. Los anotadores se refieren el uno al otro como “gypsies”, y discuten sobre los dos tipos diferentes de “personas” que viven en el espacio exterior. Los comentarios implicaban un conocimiento de los OVNIS, de sus sistemas de propulsión y del origen y antecedentes de sus tripulantes. Su texto contiene el uso no estándar de las frases y la puntuacion, y mantienen una larga discusión sobre los méritos de varias de las suposiciones que Jessup hace lo largo de su libro, con referencias oblicuas al Experimento Filadelfia, como forma de sugerir un conocimiento superior. (por ejemplo, “Mr. B” asegura sobre una teoría de Jessup que “No sabe, no puede saber. sólo adivina”).
Basándose en la caligrafía de las anotaciones y comparando con las cartas que había recibido previamente, Jessup, supuso que las citas de Mr.A, correspondían a Carlos Allende. Aunque hay quien afirma que todas las anotaciones corresponden a la misma persona que ha utilizado tres colores distintos de tinta.

La transcripción de estas anotaciones “Varo Edition”, se pueden encontrar on line completas con los tres tipos de tinta. http://www.cassiopaea.org/cass/Varo-Jessup.PdF

Más tarde, la ONR, volvío a contactar a Jessup, alegando que la dirección del remitente de dicho paquete idenficado como Carl M. Allen era una granja abandonada. También informaron a Jessupque la “Varo Corporation”, una firma de investigación, estaba preparando una copia impresa de la versión anotada de The case for the UFO”, completo con las dos cartas que había recibido. Un centenar de ejemplares de la edición Varo fueron impresos y distribuidos dentro de la Armada. A Jessup se le enviaron también tres para su uso propio. ¿Pero por qué tanto interés de la ONR en el libro de Jessup y las cartas de Allen como para buscar al remitente y distribuir copias del libro entre sus militares?

Jessup trató de sacar provecho del tema, pero su siguiente libro se vendió mal y su editor rechazó algunos escritos más. En 1958 lo dejó su esposa, y sus amigos lo describieron como inestable cuando viajó a Nueva York. Tras su regreso a Florida estuvo envuelto en un accidente automovilístico severo y tardó en recuperarse, aumentando su desánimo. Morris Jessup se suicidó en 1959, (envenenado por los gases de escape de su vehículo).

La misteriosa muerte de Jessup

La muerte de Jessup ha sido tema de muchas especulaciones. Algunos amigos suyos dijeron queJessup no era el tipo de persona que se suicida. Otros han sugerido que fue asesinado porque se negó a dejar las investigaciones sobre el enigma de los OVNIS. Sin embargo, otros amigos dijeron que Jessup estaba deprimido a causa de problemas personales, y que había anunciado su suicidio a un intimo amigo suyo. El día de su suicidio había quedado para encontrarse con un amigo al que quería contarle nueva información que había descubierto sobre el experimento. Nunca llegó a la cita. El 20 de abril de 1959, fue encontrado muerto en su furgoneta en Dade Country Park (Florida). Dentro del coche cerrado había sido introducida una manguera conectada con el tubo de escape. Una extraña forma de suicidarse… con una cita pendiente, hecho que, sin duda, ha alimentado aún mucho más este mito.

¿Era Carlos Allende un loco?

El incoherente texto de la primera carta que envía a Jessup,  ya denota que Allende sufría algún tipo de desequilibrio mental. Una segunda carta, tan incongruente como la primera, confirmaría esa impresión. Aunque Allende no aportó ni una sola prueba del experimento, pese a los requerimientos de Jessup, su revelación sería posteriormente amplificada por otros investigadores de casos paranormales, dando pábulo a la leyenda. Sin embargo, el que Jessup se suicidase tres años después de recibir las cartas ha servido para alimentar el misterio. Allende vivió como un vagabundo y murió en 1994.

Aspectos Científicos del experimento


Albert Einstein nunca desarrolló plenamente su Teoría del Campo Unificado  para Gravitación y Electricidad, aunque fue publicada en Alemania en un periódico científico de Prusia en 1925. En ese tiempo, Einstein no tenía la más remota idea de que un día se convertiría en ciudadano estadounidense. Entre 1943 y 1944 Albert Einstein fue consultor a tiempo parcial en la Oficina de Armamento de la Armada, llevando a cabo experimentos sobre explosivos y explosiones. No hay indicios hasta ahora de que Einstein estuviera involucrado con investigaciones relacionadas con invisibilidad o teletransporte.

Sin embargo, Nikola Tesla sí afirmó haber completado una teoría del campo unificado poco antes de su muerte en 1943, y sus teorías sobre el poder del electromagnetismo para distorsionar el espacio y el tiempo nunca se publicaron. Se cree que la mayor parte de los trabajos de investigación de Tesla fueron incautados por el FBI con prontitud después de su muerte, y se pone de relieve la aparente coincidencia entre el año de su muerte y la supuesta fecha del Experimento Filadelfia.

Por otro lado, analizar la posibilidad de generar un campo electromagnético de magnitud suficiente para causar un fenómeno como el pretendido en el Experimento Filadelfia, hace volar la imaginación hacia el borde de lo inverosímil.

En 1943 o después, difícilmente 3 mil válvulas 6L6 —incluso las tipo JAN (Joint Army Navy) que eran válvulas electrónicas con prestaciones militares— podían producir 2 megavatios de potencia de radiofrecuencia en modo CW en configuración de trabajo intermitente. La válvula 6L6 fue diseñada por RCA en 1936 y sus características eléctricas le permitían generar a lo más 50 vatios de potencia de radiofrecuencia en CW de baja frecuencia en Clase C, con 750 voltios en placa @ 100 mA. Tres mil de esas válvulas sólo podrían generar 150 kilovatios y por tanto, para producir los alegados 2 megavatios (2 millones de vatios) se habrían requerido 40 mil válvulas 6L6.

Válvulas 6L6

La misma válvula 6L6 podía generar a lo más 120 vatios, como amplificador lineal de Radiofrecuencia CW de baja frecuencia en Clase B, con 750 voltios en placa. Tres mil de esas válvulas sólo podrían generar 360 kilovatios y por tanto, para producir los alegados 2 megavatios (2 millones de vatios) se habrían requerido 16.668 válvulas 6L6.

Ahora, si en vez de “vatios” que es una medida de potencia eléctrica, se tratara de megavoltios, es posible que utilizando un transformador “flyback” similar al que usan los aparatos de televisión, los 750 voltios podrían haber sido elevados a 2 megavoltios, pero aún así, la potencia generada para producir el alegado “campo electromagnético masivo” sería insignificante para influir en el campo magnético del casco de un buque. En la actualidad hay emisoras de radio capaces de manejar megavatios de energía de radiofrecuencia y lo hacen sin “desaparecer ni teletransportarse”.

Otra versión habla de “Vibradores”, sin especificar que tipo de “vibradores” para generar la energía de los degaussers. El Vibrador más conocido en los años 40, era un dispositivo usado para convertir corriente continua en alterna, generalmente de 400 ciclos por segundo (hoy Hertz) que se empleó hasta los años 60 para generar corriente alterna en aparatos electrónicos usados en vehículos automotores y en barcos. Generalmente se usaban para hacer funcionar equipos de bajo consumo, pues para los de más potencia se empleaban alternadores, que es un motor integrado con un alternador que funciona con baterías.

También se ha especulado con la hipótesis de que con el Experimento Filadelfia se pretendió ionizar el aire alrededor del buque para ocultarlo a la vista. Aún admitiendo que fuera posible ionizar el aire con 3000 válvulas 6L6 para lograr ese efecto, cosa que tampoco soporta un análisis científico, es poco factible. El propósito del experimento invalida la hipótesis porque de acuerdo a los supuestos testimonios, se vio en el agua la depresión donde se encontraba flotando el barco, una posibilidad absurda pues al estar oculto el barco ¿por qué no estaría oculta el agua debajo de su casco?. Por supuesto que el ocultamiento óptico no significa un ocultamiento al radar, lo que destruye la teoría de la utilidad táctica.

Investigaciones como la de la Universidad de Duke demuestran claramente que, por el momento (2013) se está estudiando y practicando alcanzar el nivel de la tecnología necesaria para hacer invisible un objeto, lo cual ya se está consiguiendo, pero no todavía al nivel de hacer invisible un buque de guerra.

Posibles explicaciones al misterio

Hoy en día se han dado algunas explicaciones científicas al experimento, entre ellas, se propone que los generadores incorporados a la nave se podrían haber diseñado, en lugar de para deformar el espacio / tiempo, para calentar el aire y el agua alrededor de la nave , creando un espejismo artificial, haciendo con ello la nave “invisible ” para el ojo humano . Esto todavía dejaría visible la estela del barco, además podría justificar la niebla verdosa que se ​​describe en la historia .

Por otra parte, el investigador Jacques Vallee describe un procedimiento a bordo del USS Engstrom (DE-50) , que estaba atracado junto al Eldridge en 1943. La operación consistió en la generación de un campo electromagnético potente a bordo del buque con el fin de provocar su desmagnetización y así hacer que la nave fuese indetectable “invisible ” a los torpedos y minas activadas magnéticamente . Este sistema fue inventado por un canadiense , y los británicos lo utilizaron ampliamente durante la Segunda Guerra Mundial. Las naves británicas de la época incluían a menudo este tipo de sistemas integrados en las cubiertas superiores (los conductos son todavía visibles en la cubierta del HMS Belfast en Londres) . La desmagnetización se sigue utilizando hoy en día , sin embargo , no tiene ningún efecto sobre la luz visible o radar. Vallée especula con que estos sistemas de desmagnetización del Engstrom pueden haber sido distorsionados en narraciones posteriores, y que ello puede haber influido en la historia del Experimento Filadelfia.
USS Engstrom (DE-50)

Otra explicación, es la de un veterano que sirvió a bordo del Engstrom señaló que el Eldridge de hecho podría haber viajado desde Filadelfia a Norfolk y de regreso en un solo día a la vez ,  por el Canal entre Chesapeake y Delaware, que estaba abierto en ese momento solamente para los buques de guerra, y no para los mercantes. El uso de este canal era seguro: los submarinos alemanes habían sido vistos recientemente haciendo estragos en la Costa Este durante la Operación Drumbeat , y por lo tanto los barcos militares que no se podían proteger a sí mismos fueron trasladados en secreto a través de los canales para evitar esta amenaza. Cabe señalar que este mismo veterano dice ser el hombre al que Allende vió “desaparecer ” en un bar. En su testimonio afirma que cuando la lucha empezó, unas camareras muy amables le sacaron por la puerta trasera del bar antes de que llegara la policía , porque era menor de edad. Luego le encubrieron, afirmando que él desapareció.

Canal entre Chesapeake y Delaware
Y por último, una teoría más paranormal, es la que dan Al Bielek y Duncan Cameron, ambos afirman haber saltado desde la cubierta de la Eldridge mientras estaba en ” hiperespacio ” entre Filadelfia y Norfolk, y que terminaron en la estación de la Fuerza Aérea de Motauk Point (Long Island) en 1983, tras un largo periodo de grave desorientación, habiendo experimentado no sólo la teletransportación , sino también el viajar en el tiempo . Afirman que John von Neumann se reunió con ellos allí ( aunque oficialmente murió en 1957).

Conclusiones

¿Fue realmente el buque DE 173 Eldridge utilizado por la Armada de Estados Unidos en experimentos de camuflaje electromagnético, con pruebas de invisibilidad y tele-transportación? Posiblemente nunca sepamos la verdad al respecto, los datos indican que no es así, los testimonios aportados a favor no parecen claros, pero como es lógico, si realmente hubiese ocurrido y se trata de un experimento de alto secreto, que incluso pudiera haber tenido continuidad en otros experimentos, como se cree que sucedió con el Proyecto Montauk, lo normal es que la versión oficial sea desmentir su existencia.

La mejor manera de desmentir algo, siempre será dejar que los defensores parezcan unos locos y que lo que dicen no tiene sentido, por lo que al público en general nos queda la duda de a qué lado ponernos. Nosotros en particular no dudamos de la realización de múltiples experimentos por parte de gobiernos y corporaciones a lo largo y ancho del mundo, de hecho seguramente muchos de los mitos acerca de estos experimentos sean verdad, al igual que otros muchos errarán el tiro, pero como se suele decir, la realidad supera a la ficción… así que es probable que ni seamos capaces de imaginar qué pruebas se habrán hecho y con qué resultados.

En palabras de Jesús Hernández (investigador especializado en la II G.M): 

«No tengo dudas de que el Experimento Filadelfia como tal se trata de una leyenda, pensar que se logró hacer invisible un destructor y, no sólo eso, sino teletransportarlo a 600 kilómetros, es algo sencillamente inconcebible», explica.

«Cabría la posibilidad de que el USS Eldridge u otro buque se emplease para realizar algún tipo de prueba de carácter electromagnético que entrañó riesgos para la tripulación y que por eso se mantuvo en secreto. Ese tipo de experimentos no fueron infrecuentes durante la Segunda Guerra Mundial», finaliza.

Más información

De los libros más interesantes para leer sobre el Experimento Filadelfia podemos considerar el de William Moore y Charles Berlitz, unos de los pocos investigadores que pudieron entrevistar al escurridizo Carl M. Allen. 

The Philadelphia Experiment by Charles Berlitz

Para aquellos que les guste el mito, crean o no en él, comentarles que esta historia fue incluso llevada al cine por el director Stewart Raffill hace ya 30 años. En la película «The Philadelphia experiment», este estadounidense cuenta como dos jóvenes oficiales se ofrecen voluntarios para participar en un raro experimento, el que hoy nos ocupa.
Dirigida por Stewart Raffill en 1984
filed under: HISTORIA

Comments

Leave a reply

 

 

Controlandoelejido.net . Designed and Hosted by JevHosting